Cuantos embriones transferir en fecundación in vitro

Decidir el número de embriones a transferir en un ciclo de fecundación in vitro es a menudo una decisión compleja. En ultimo término, es una decisión de la pareja o persona que se somete al tratamiento, que debe ser debidamente informada por el equipo biomédico que lleve a cabo el tratamiento.

La ley Española de reproducción asistida limita el número máximo de embriones que pueden se transferidos a una mujer en un mismo ciclo a 3. Por debajo de este número, la decisión queda al criterio de los pacientes. El objetivo de un tratamiento de reproducción asistida debe ser el nacimiento de un bebé sano.

Para que el embarazo se lleve a término con las menores complicaciones posibles es recomendable evitar los embarazos múltiples. Es importante destacar este hecho porque muchas parejas se deciden por la transferencia de dos embriones para tener gemelos. Debido al alto coste económico y emocional de los tratamientos de reproducción asistida, a menudo el embarazo gemelar no se percibe como un potencial factor adverso, sino

Por un lado, es cierto que la transferencia de más de un embrión aumenta la tasa de embarazo en ese ciclo concreto. Debido a que no existen aún técnicas que permitan garantizar al 100% la viabilidad de un embrión, transferir más de uno facilita la posibilidad de elegir un embrión viable.

La técnica de congelación de embriones y transferencia en un ciclo posterior ha aumentado notablemente su eficacia en los últimos años, con la llamada vitrificación embrionaria. Se trata de una técnica de congelación ultrarrápida, que permite la supervivencia de más del 95% de los embriones. Esto ha permitido reducir el número de embriones por transferencia sin afectar a los resultados, puesto que la tasa de embarazo resultante de la transferencia de embriones frescos y congelados se mantiene intacta, a la vez que se eliminan los riesgos del embarazo múltiple.

¿Cómo decidir cuantos embriones transferir?

Para que la decisión de transferir un solo embrión afecte lo mínimo posible a la tasa de embarazo, es fundamental tener en cuenta varios factores:

Embriones de calidad disponibles: debemos disponer de un embrión de la máxima calidad, a ser preferible en estadío de blastocisto, es decir que haya evolucionado favorablemente a lo largo de un período de cultivo de entre 5 y 6 días. Si además se han aplicado otras técnicas para su selección como una incubadora time lapse o el diagnóstico genético preimplantacional, tendremos más información y por lo tanto será más factible la transferencia de un único embrión.

Salud y circunstancias de los pacientes: si por cualquier motivo médico resulta desaconsejable el embarazo gemelar se deberá optar por la transferencia de un sólo embrión. También pueden pesar en esta decisión factores personales como que uno o los dos miembros de la pareja tengan ya hijos previos, la situación económica o familiar.

Coste del tratamiento: habitualmente los ciclos de descongelación y transferencia de embriones congelados deben ser abonados a parte en las clínicas privadas. Sin embargo, desde el punto de vista estrictamente económico, es muy importante sopesar el sobrecoste que un embarazo gemelar podría tener.